Menu
Ecología digestiva, disbiosis y pronutrientes

Ecología digestiva, disbiosis y pronutrientes

Ecología digestiva, disbiosis y pronutrientesConferencia organizada en la Academia Peruana de Ciencias Veterinarias

El pasado 6 de julio de 2021, la Academia Peruana de Ciencias Veterinarias, en colaboración con Veterinaria Digital y Adivet, organizó la conferencia ‘Ecología digestiva, disbiosis y pronutrientes’. El Dr. Jaime Borrell y los Dres. Anna Tesouro y David Díez fueron los encargados de presentar la charla donde también se expusieron estudios que demuestran la eficacia de los pronutrientes para la prevención de las disbiosis y otras consecuencias derivadas de las mismas.

La ecología del aparato digestivo puede definirse como el estudio de las relaciones entre el tubo digestivo, las especies que lo colonizan permanentemente, y las especies que lo transitan de forma temporal.  El epitelio digestivo es uno de los más importantes en los animales, por su contacto con mayor número de antígenos externos. Sus equilibrios o desequilibrios influyen además en el resto de las mucosas que también contienen microbiota, especialmente sobre la mucosa respiratoria y la piel. La alteración del equilibrio intestinal se denomina disbiosis.

Las principales consecuencias de la disbiosis son: el sobrecrecimiento de bacterias o arqueas en el intestino delgado (SIBO), el sobrecrecimiento de bacterias, arqueas y hongos en el intestino grueso (LIBO), el asentamiento de los microorganismos dentro de la mucosa en forma de infección, por bacterias y arqueas (enteritis), fúngica (micosis), protozoaria (parasitosis), o su diseminación a otros órganos en forma sistémica (septicemia).

Prevención de la disbiosis con el uso de acondicionadores y optimizadores intestinales

Los pronutrientes acondicionadores intestinales mejoran la integridad intestinal reforzando las uniones estrechas entre los enterocitos y la regeneración del epitelio al reducir el tiempo de maduración y migración de los enterocitos desde las capas profundas del epitelio intestinal hasta la superficie, donde sustituyen a los enterocitos “desgastados”.

Los optimizadores intestinales son pronutrientes que basan su acción en el incremento de producción intracelular de interleucinas IL1, IL12 y IL18, proteínas especificas con actividad inmunitaria frente a la invasión de organismos intracelulares como diferentes especies del género Eimeria. Como consecuencia de su mecanismo de acción fisiológico, no crean resistencias y permite su uso exclusivo o en programas duales anticoccidiales.

El uso de estos dos tipos de pronutrientes, permite mejorar la inmunidad local del intestino y la integridad y funciones del epitelio y la mucosa intestinal, disminuyendo el riesgo de disbiosis.

Pronutrientes. Definición y mecanismo de acción

Los pronutrientes son moléculas botánicas, derivadas del ácido shikímico, que sólo los “vegetales” (bacterias, algas, plantas y hongos) “fabrican” en sus células siguiendo lo que se denomina ruta del shíkimico.

El mecanismo de acción de los pronutrientes se basa en la mejora de la fisiología de los diferentes tipos celulares, mediante un aumento de la síntesis de proteínas funcionales en las células diana.

Al ser ingerido por el animal, el pronutriente se une a un receptor específico de la célula diana e inicia una cascada de señalización que, mediante un mecanismo meta-genético, induce a la expresión de genes específicos, que tiene como consecuencia la síntesis de proteínas funcionales.

Durante la ruta del ácido shikimico se producen diferentes tipos de pronutrientes que actúan específicamente sobre diferentes células diana en los diversos órganos de los animales, regulando su fisiología. Así, grupo a grupo, se mantiene esta relación de dependencia de lo animal respecto de lo vegetal, que permite diseñar aditivos para alimentación animal con unos objetivos zootécnicos concretos de interés para mantener la ecología digestiva, y prevenir las disbiosis y sus consecuencias.

Existen 10 tipos de pronutrientes, clasificados por su funcionalidad. Cabe destacar que:

  • Los pronutrientes acondicionadores intestinales, los optimizadores intestinales y los optimizadores de los alimentos son los de mayor efecto a nivel intestinal.
  • Los pronutrientes acondicionador hepatorrenales y los inmunoestimulantes son los de mayor efecto sobre los órganos anexos, hígado y riñón, y sobre el sistema linfático.

La cría de animales en granja les imposibilita el acceso a los pronutrientes existentes en las plantas silvestres, y está deficiencia facilita la disbiosis intestinal, apareciendo diversas consecuencias en otros órganos y sistemas (sistema inmunitario, hígado, riñón, epitelios).

Por lo tanto, la inclusión de pronutrientes en la formulación de animales de cría industrial mediante el uso de premezclas elaboradas a partir de extractos, químicamente definidos, restaura el equilibrio de la ecología intestinal, previene la disbiosis y sus consecuencias.

Etiquetas: , , ,